¬ŅPor qu√© con caballos?

El caballo es un animal muy especial, por sus características y por su particular relación con el ser humano a lo largo de toda la historia.

Los caballos tienen una gran capacidad de reflejar al ser humano: pueden ‚Äúoler‚ÄĚ tus sentimientos e incongruencias y reaccionan conforme a ello. Los caballos no mienten, no reflexionan, no manipulan, no tienen un ego, no esconden sentimientos, no conocen el bien y el mal, no juzgan, pero s√≠ reaccionan de inmediato sobre lo que perciben, y reflejan de una forma directa como somos: son como nuestros espejos.

La interacción con el caballo provoca situaciones metafóricas de la vida real que invitan y estimulan un aprendizaje vivencial que de otro modo no podría darse.

El caballo nos devuelve información inmediata, hace que reconozcamos y tomemos conciencia de nuestras emociones y nuestros comportamientos, sin enjuiciarnos.

El caballo simplemente nos facilita sentir y ver, asimilar y e incorporar lo vivenciado, nos facilita la experimentación y por tanto el aprendizaje.

El caballo no utiliza la palabra y nos reta a conocernos de manera diferente.

Al estar en contacto con caballos se cambia la rutina diaria de las personas, y el caballo sirve para generar una interacción entre la persona y la naturaleza. Y exige que nos quitemos nuestras mascaras para poder estar a su lado.

Las observaciones clínicas y los resultados de la investigación reciente prestan credibilidad a la antigua creencia de que la asociación de la gente con los animales y el ambiente natural contribuye a la salud y al bienestar general.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.

ACEPTAR
Aviso de cookies